Estallido social

Hoy fue un día complejo, más de lo que quisiéramos.Podríamos decir que estamos viviendo una nueva “adolescencia social” (con todo el cambio hormonal que ello significa), y aunque nos hubiese gustado no tener que pasar por el lado malo de la vereda (violencia, las violaciones a los ddhh, saqueos, destrucción, polarización social), también ha sido una oportunidad para mirarnos un poco más profundo los unos a los otros, un momento para reflexionar, poner los pies en la tierra e intentar mitigar los efectos del desenfreno, de lo radical de las posturas, y dialogar. Creo que tenemos que ser sensatos y resolver la situación del país como adultos, evitando la demagogia y el populismo, y a la vez siendo responsables, lo que implica reconocer que una solución no pasa por una postura radical. Aunque suene impopular, desde el punto de vista moral, no es importante que todos tengan lo mismo, lo que realmente importa es que cada uno tenga lo suficiente[4], sin precariedades. El problema es que la ferocidad de la falta de control neoliberal ha torcido gran parte de lo bueno que tiene la idea del libre mercado.Lo que más ha degradado al modelo chileno desde el regreso a la democracia es el tibio resguardo de los intereses ciudadanos por parte del estado, la falta de fiscalización y la imposibilidad de ejercer la justicia. Un ejemplo de esto último, que muy posiblemente cada uno de nosotros ha vivido en carne propia, son las típicas e ineficaces denuncias al SERNAC.Vemos que dado este terremoto social, hay que mejorar un modelo de mercado que aunque en parte ha servido, hace daño, introduciendo a nivel estructural un cimiento social fuerte, aportando políticas sociales en beneficio de la nación. Esto inevitablemente se logrará subiendo el gasto social (pensiones, salud, educación) al menos al doble, el cual hoy para Chile es cerca de un 10% del PIB, y el promedio de los paises OCDE es cercano al 22%[1].Ahora el tema es cómo, ya que el fisco no va a sacar plata de la nada ni por arte de magia. Con un presupuesto como el que tiene Chile, no alcanza para tanto (para que se hagan una idea, en [5] pueden ver el presupuesto del estado chileno, una herramienta que desarrollé con el equipo BCN).Tampoco hay que ser iluso y pensar que es posible resolver todos los problemas de forma inmediata. En ese sentido, una salida es dar solución real a una o dos de las demandas más urgentes, algo así como aplicar la ley de pareto (ese 20% que soluciona el 80%) y proyectar a futuro las siguientes.En ese contexto, algunas ideas:- Subir progresivamente los impuestos en todos los tramos de renta[2] sobre el tramo exento. Según datos del SII en 2017 (último dato disponible en su web [3]) poco más del 75% de las personas está exenta de impuesto a la renta, por lo que solo el 25% de mayores ingresos se vería afectado y un 75% beneficiado.Por ejemplo, se podría subir hasta un 45% el impuesto a las rentas de mayores ingresos (actualmente es el 35%, y el ministro Briones propuso subirlo al 40%), y las del primer tramo que paga (los que ganan entre 550K y poco más de 1M mensual) que actualmente pagan cerca del 2%, dejarlo cerca del 3,5%, y así subir linealmente.Si consideramos que actualmente en Chile solo el 1% más rico se lleva el 30% de los beneficios, es probable que con esto la recaudación fiscal aumente significativamente. Si queremos un estándar de sociedad “europeo”, tenemos que jugar con esas reglas. Como dato, en países como Suecia o Finlandia, quienes más pagan lo hacen por cerca del 60% [6].- Implementar un cimiento de seguridad social basado en pensiones, salud y educación como base en una nueva constitución.- Definir un solo fondo nacional de seguridad social de características mixtas, donde entren las pensiones de las ffaa, afp y un fondo solidario, adicionalmente subir un 10% de cotización de forma progresiva en 10 años, con un pensión mínima igual al 80% sueldo mínimo (una tasa de reemplazo mejor a la actual)- Una renta mínima cercana a los 500K líquida para jornada completa, subvencionado por el estado para las micro y pequeñas empresas- Que el rol del estado cambie profundamente en cuanto a capacidades de control y fiscalización, imponiendo sanciones económicas y penales a quienes defrauden al fisco, considerando que muchas de las razones de la actual crisis se enmarcan en casos de corrupción, colusión, cohecho, malas prácticas, etc., las cuales han dañado el tejido social, generando una sensación de impunidad para ciertos grupos, como también de desprotección e injusticia para la gran masa afectada.- Que los poderes del estado deban cumplir metas para con los ciudadanos, en la misma dinámica que se da entre los trabajadores con sus empleadores, y que estas sean evaluadas mediante plebiscito anual a través de voto electrónico.- Promover la producción local, fomentándola, protegiéndola y levantándola. Promover las cadenas cortas de suministro, la elaboración de todo tipo de productos con insumos locales, la producción de arte local, la economía circular, etc. Esto produce efectos positivos en varias dimensiones, desde promover la cultura y el turismo, hasta obtener mejor calidad en productos y una mejor redistribución del ingreso.Son algunas ideas, quizá no las mejores, pero que pueden aportar al debate.

[1] https://www.oecd.org/…/gasto-publico-social-ocde.htm y https://www1.compareyourcountry.org/…/es/0/547+548/default

[2] http://www.sii.cl/…/impuesto_2da…/impuesto2018.htm

[3] http://www.sii.cl/…/ogp/pnaturales_estadisticas_2017.html

[4] En defensa de la ilustración. E.Pinker

[5] https://www.bcn.cl/presupuesto/periodo/2019

[6] https://datosmacro.expansion.com/…/impuesto-renta…